Los pechos son literal y simbólicamente una fuente de sustento y de placentera vinculación afectiva. Este papel se debe a la prolactina, hormona que se activa durante el parto y que produce la subida de leche y estimula el proceso de vinculación afectiva.

La prolactina aumenta tanto en hombres como en mujeres cuando tienen relaciones agradables, mutuamente beneficiosas.

Me gusta pensar que la amabilidad humana y el amor es algo más que una metáfora y está instalado en nuestra biología.

En la edad madura, nuestros hijos se van de casa y finaliza una etapa de abnegación, exigido por la crianza de una familia. Toca reexaminar nuestras necesidades, hacernos reales y crear relaciones que sean de verdadero compañerismo y que nos amen por lo que somos realmente.

Las mamas están situadas en el cuarto centro emocional relacionado con la capacidad de expresar sentimmientos. Esto significa que cómo decidamos vivir nuestra vida nos va bien para crear salud en los pechos. Muchas veces el dolor en los pechos es una señal de que la mujer necesita una puesta al día emocional.

El cáncer de mama tiene un componente emocional además de físico. Muchas pacientes con cáncer de mama tienden a ocultar sus emociones y a tener relaciones en las que dan mucho más de lo que reciben. La negativa a respetar nuestras emociones puede llegar a extremos patológicos

FACTORES DE RIESGO DE CÁNCER DE MAMA

Con la edad madura estadísticamente aumenta el riesgo de enfermar de cáncer de mama. En las sociedades industrializadas la edad se asocia a un acúmulo de estilo de vida insano y ten presente que la mayoría de mujeres no enferman de cáncer de mama.

Edad: Más de 50 y hasta los 80 años.

Inicio temprano de la menstruación (antes de los 12 años)

Antecedentes familiares de cáncer de mama.

Menopausia tardía después de los 55 años.

Tener el primer hijo después de los 30 años.

Terapia hormonal sustitutiva prolongada más de 5 años.

Aumento de peso importante después de la menopausia.

Consumo habitual de alcohol.

Nivel bajo de vitamina D.

Radiación de los pechos a dosis elevada.

No dormir lo suficiente por la noche.

Una menopausia prematura o inducida quirúrgicamente disminuye el riesgo de cáncer de mama.

Hay muchos estudios que confirman la idea de que el estilo emocional influye tanto en la incidencia de cáncer de mama como en la capacidad de recuperarse de él.

EL ESTILO DE VIDA  Y LA SALUD DE LOS PECHOS

Aunque una de las partes más importantes para la saulu de los pechos es la influencia energética del cuidado y sustento de nosotras mismas como para el resto de órganos también es muy importante la alimentación y otras opciones del estilo de vida.

La conexión dieta

Durante muchos años siguiendo estudios científicos se aconsejaba una dieta pobre en grasas y rica en fibra para mantener sano el tejido mamario. Estudios más recientes sugieren que una dieta pobre en grasas no protege frente al cáncer y una dieta rica en grasas no aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Existen múltiples factores que influyen en el cáncer de mama. En cuanto a la nutrición está claro que el azúcar y los carbohidratos refinados son factores de riesgo de cáncer de mama. La baja incidencia de cáncer de mama en mujeres asiáticas parece relacionado con el elevado consumo de hormonas vegetales como las isoflavonas de soja y la menor cantidad de carbohidratos en su dieta habitual.

La conexión azúcar-insulina

El cáncer de mama está relacionado con el factor insulinoide de crecimiento (IGF-1). La actividad anormal de este factor está causada por niveles de insulina demasiado elevados consecuencia directa del consumo de carbohidratos refinados. El nivel elevado de insulina desencadena una cascada metabólica que conduce a inflamación celular que es precursora del cáncer. También suprime la globulina aglutinante o inhibidora de las hormonas sexuales lo que hace que aumente el nivel de estrógenos lo que estimula el crecimiento del tejido mamario.

Consumo de alcohol y tabaco

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama y es directamente proporcional a la cantidad que se beba. Esto está relacionado con la capacidad del hígado para procesar el estrógeno.

El riesgo aumenta en las mujeres que toman estrógeno suplementario.

El alcohol inhibe al ácido fólico que es necesario para los mecanismos reparadores del ADN.

Cuando la mujer bebe alcohol para desconectarse de sentimientos dolorosos como la tristeza o la rabia y de su anhelo de amor y relación, está más relacionado con enfermedades en los órganos del cuarto chakra.

El ejercicio

El ejercicio periódico disminuye el riesgo de cáncer de mama porque normaliza los niveles de azúcar e insulina en sangre y tiende a disminuir el exceso de grasa corporal manteniendo normal el nivel de estrógeno.

El sueño

La exposición a la luz por la noche aumenta el riesgo de cáncer de mama porque disminuye el nivel de melatonina. En un estudio realizado en Harvard se descubrió que el riesgo de enfermar de cáncer de mama en mujeres que trabajan en turno de noche es 50% mayor que en otras trabajadoras. Así procura dormir bastantes horas en una habitación oscura cada noche.

ALIMENTACIÓN PARA LA SALUD DE LOS PECHOS

Debes seguir una dieta que mantenga en equilibrio la insulina. Consumir frutas, verduras y semillas de lino molidas en abundancia. Las mujeres que excretan mayor cantidad de lignanos que se forman en el intestino a partir de los vegetales tienen menor riesgo de sufrir cáncer de mama.

La fuente alimentaria con mayor cantidad de lignanos son las semillas de lino. Incorpóralo en tu dieta.

El consumo de verduras de hoja verde, brécol, coles, tomate cúrcuma, ajo y cebolla contienen antioxidantes y otras sustancias fitoquímicas que protegen del daño y la mutación celular causado por los radicales libres.

Reducir al mínimo el consumo de carbohidratos refinados.

El tejido mamario es sensible al exceso de andrógenos y de estrógenos que se normalizan con una dieta que mantiene un correcto nivel de insulina y azúcar en sangre. Con el tiempo ésta será tu forma preferida de comer.

Comer soja

Los productos de la soja suelen aliviar la sensibilidad y el dolor en los pechos y ofrecen protección a pacientes con cáncer de mama o mujeres de riesgo elevado porque protegen al tejido sensible al estrógeno de la sobreestimulación estrogénica. Es mejor obtener las isoflavonas de los alimentos enteros que los extractos que se encuentran en los comprimidos o cápsulas de isoflavonas. Cuanta más soja comas más protegida estarás.

El consumo de estas hormonas vegetales no entraña ningno de los riesgos de cáncer de mama asociados con la terapia sustitutiva de estrógeno. En los estudios nunca se ha encontrado nada que favorezca el cáncer de mama en las hormonas vegetales presentes en la soja, la angélica o dong quai, el sauzgatillo y la cimífuga, de hecho son protectoras por su capacidad de regular el estrógeno en el cuerpo de modo sano y equilibrado.

Consumir grasas omega-3

Las mujeres con dieta rica en omega-3 tienen menor riesgo de enfermar de cáncer de mama. Parece que es un complemento alimenticio que ayuda a ablandar el tejido cicatricial o cápsula que rodea los implantes mamarios. Se pueden obtener del consumo del salmón, sardinas o pez espada dos o tres veces en semana. Puedes tomar un complemento de DHA 100-400 mg diarios o aceite de pescado en suplemento (1000-5000 mg diarios de omega-3). Otra fuente de omega-3 son las semillas de lino molidas que en realidad son el superalimento perimenopáusico y recomiendo consumir a diario a todas las mujeres.

Buen nivel de vitamina D

En pacientes con cáncer de mama es frecuente encontrar niveles bajos de vitamina D.

En todas las células del sistema inmune hay receptores de vitamina D y la cantidad de esta hormona-vitamina es esencial para una buena inmunidad. Es aconsejable una exposición moderada al sol y tomar al menos 1000UI diarias de vitamina D. También contribuye a aumentar la densidad ósea.

Tomar coenzima Q10

Lo contiene la carne de vísceras. Mejora el funcionamiento del sistema inmunitario y a dosis elevadas entre 90-350 mg diarios ayuda a la remisión parcial o completa del cáncer de mama.

Mejora también la cardiopatía congestiva.

Los fármacos recetados para disminuir el colesterol disminuyen los niveles de coenzima Q10 por lo que si es tu caso también deberías tomar este suplemento.

MAMOGRAFIAS

Las mamografías, ecografías y autoexámenes periódicos son fundamentales para la salud de las mamas.

Esto ha logrado reducir la mortalidad por cáncer de mama posiblemente porque se diagnostican más precánceres o en fase más temprana y por lo tanto más tratable.

La exploración y pruebas diagnósticas no son creadoras de salud en los pechos, y has de responsabilizarte de crear salud en las células mamarias diariamente con alimentos sanos y suplementos, evitando el consumo excesivo de alcohol, dejando de fumar y teniendo relaciones satisfactorias.